Paleofit, paleoentrenamiento…. ¿Una amnesia milenaria?

Paleofit, paleoentrenamiento….

¿Una amnesia milenaria? 

 Manuel A. Rojo Guerra, Xavier Velasco Vázquez
Departamento de Prehistoria. Facultad Filosofía y Letras. Universidad de Valladolid
Raquel Blasco Redondo
Centro Regional de Medicina Deportiva de Castilla y León

 Hola a todos queridos amigos. Mucho tiempo sin aparecer por aquí y aparentemente mucho tiempo abandonado este querido blog

Hoy os traigo una firma compartida con unos grandes amigos especialistas en prehistoria Manuel A. Rojo Guerra y Xavier Velasco Vázquez que nos van a ayudar a ponernos en situación de lo que sucedía en nuestro país hace…..7000 años!

Nuestros antepasados ya desarrollaban en su día a día un magnífico programa de entrenamiento que dejó huella en sus restos óseos

Me gustaría poderlo compartir con vosotros, con rigor, como estamos acostumbrados a hacer en esta casa

 

Lo primero, como siempre presentar el producto.  ¿De qué estamos hablando?

 La actividad física, se define como cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos y tiene como resultado un gasto energético que se añade al gasto calórico basal.

Hace 7 milenios, nuestros antepasados desarrollaban una actividad física en su rutina diaria mucho más alta que la que presenta la sociedad del momento actual. Lo que entonces era un cómputo normal diario de gasto calórico ha pasado a ser hoy día patrimonio casi exclusivo de unos pocos individuos, de ese 23% de la sociedad, no sedentario. Poco a poco se nos van olvidando las buenas costumbres…..

ACTIVIDAD FÍSICA EN EL NEOLÍTICO CASTELLANO LEONÉS

 Desde hace un decenio se viene desarrollando en el confín suroriental de la provincia de Soria (Valle de Ambrona), un proyecto de investigación integral sobre las primeras comunidades humanas que introdujeron en el Interior Peninsular la economía de producción, esto es, el neolítico, hace unos 7000 años.

El Valle de Ambrona se halla en el confín suroriental de la provincia de Soria, al Oeste de la villa de Medinaceli, y se sitúa a unos 1100m de altura sobre el nivel del mar.tarayuela

Los estudios que bajo la dirección del Prof. Dr. Manuel A. Rojo Guerra se llevan efectuando desde 1995 han permitido definir el Valle de Ambrona como una de las vías de penetración del Neolítico en el Interior Peninsular, habiendo obtenido las dataciones radiocarbónicas más antiguas de la Submeseta Norte para elementos que atestiguan la presencia de una economía agrícola y ganadera (uno de los aspectos que definen el neolítico), que son también unas de las más antiguas de toda la Península Ibérica (en la estación de hábitat al aire libre de La Lámpara se han obtenido fechas calibradas correspondientes al 4400 a. C. (6390±60 BP).

La valoración bioantropológica de estos restos nos ayuda a conocer diversos aspectos que van desde el estado de conservación, la valoración de marcadores anatómicos que nos permiten reconstruir algunas facetas de las formas de vida, hasta la presencia de patologías óseas en estas poblaciones neolíticas.

la sima

En esta entrada del Ex notitia victoria hemos podido gracias a la colaboración de los doctores Rojo Guerra y Velasco Vázquez, exponer qué tipo de actividad física llevaban a cabo nuestros antecesores.

El estudio en los restos óseos de una de las tumbas de Tarayuela, de la incidencia de determinados marcadores de actividad física, nos aproxima a la intensidad con la que esta población empleó determinados grupos musculoesqueléticos, en el desarrollo de sus actividades cotidianas

MARCADORES DE ACTIVIDAD FÍSICA

 Siguiendo las valoraciones de K. Kennedy (1989), los marcadores de actividad física son una expresión evidente de la plasticidad ósea ante presiones extracorporales, así como bajo la influencia de otras fuerzas “internas” que no son atribuibles a alteraciones patológicas, metabólicas, bioquímicas, hormonales, a los intercambios enzimáticos o anomalías de orden vascular o neuronal.

peña de la abuela

Los más comúnmente utilizados son:

  • Húmero: Defectos corticales en la región de anclaje del pectoral mayor, redondo mayor, aspereza e irregularidades en zona de inserción del deltoides.
  • Radio: Desarrollo de la tuberosidad racial (área de inserción del bíceps).
  • Cúbito: Área de inserción del tríceps, del supinador y braquial anterior.
  • Clavícula: Área de inserción del ligamento costoclavicular y músculo deltoides.
  • Fémur: Defectos corticales en las zonas de inserción del vasto interno, vasto externo, abductor mayor y glúteo mayor.
  • Tibia: Línea poplítea (área de anclaje del músculo soleo) y cálculo del índice de plactinemia, esto es, la correlación existente entre el diámetro medio-lateral de la diáfisis de la tibia con respecto a su diámetro antero-posterior

El entrenamiento paleo del tren superior

  • HÚMERO. En lo que respecta a la extremidad superior, en el 75% de los húmeros izquierdos y en el 66,7% de los derechos se detectaron los indicios de una importante actividad muscular en las áreas de inserción del pectoral mayor, redondo mayor y deltoides, observándose un desarrollo algo mayor en el flanco diestro.

HUESOS

Estos marcadores, habituales en diversas poblaciones arqueológicas, se han puesto en relación a gran cantidad de actividades en las que se ejercita asiduamente la flexión y extensión del brazo, acompañadas normalmente de movimientos de abducción y aducción. Agarrar, asir, lanzar, colgarse de estructuras, levantar o arrastrar pesos, etc, …

2          RADIO. Por su parte, el desarrollo de la tuberosidad radial se observa en el 75% de los radios izquierdos y en el 100% de los derechos, lo que permite inferir la existencia de actividades en las que participaría activamente el bíceps, posiblemente en estrecha relación a los antes descritos. Este desarrollo, se da tanto en los restos óseos masculinos como femeninos….Nuestras antepasadas eran igual de activas que sus varones

RESTOS

3          CÚBITO. En los cúbitos, se observa un importante desarrollo de la región de anclaje del braquial en un 75% de ambos laterales, mientras que en la región de inserción del supinador tal variable se hace extensible al 100% de los individuos observados. Dichas hipertrofias se han puesto en relación también con gran cantidad de actividades físicas, normalmente de naturaleza muy intensa, y en las que el brazo sufre movimientos de supinación y pronación, a veces en combinación con su hiperextensión. Ejercicio de levantar pesos, arrancar raíces, cavar, lanzar, moler, triturar…

4          CLAVÍCULAS.

espatula2En lo que respecta a las clavículas, en el 100% de los casos se pudo advertir un desarrollo destacado del sector de agarre del músculo deltoides. La fosa asociada al ligamento costoclavicular  también se identificó en la totalidad de las clavículas en las que tal región anatómica mostraba unas condiciones de conservación tal que permitiera su precisa observación. En ambos casos, tales marcadores se vinculan con actividades físicas de especial intensidad en las que los brazos desempeñan trabajos y movimientos muy diversos

            La valoración conjunta de los marcadores de actividad observados en los componentes esqueléticos de la extremidad superior de los individuos de la Tarayuela permite considerar el empleo de los brazos en diferentes ejercicios físicos de notable intensidad, en los que participarían muy posiblemente diferentes grupos musculares de forma simultánea. No obstante, resulta especialmente complicado determinar qué actividades específicas son las causantes de la presencia de las variables determinadas, ya que la literatura bioantropológica proporciona un extenso listado de los posibles trabajos a los que se asociarían: levantamiento y transporte de objetos pesados, lanzamiento de proyectiles, recolección de frutos, trabajos de construcción, acarreo de agua, uso de hachas para la tala y trabajos agrícolas en general. En cualquier caso, en la mayor parte de los casos se trata de actividades físicas intensas y que son practicadas por esta población habitual y regularmente a lo largo de buena parte de su existencia.

 El entrenamiento paleo del tren inferior

            Los marcadores de actividad cuya prevalencia se identifica en las extremidades inferiores sí permiten algunas valoraciones de mayor precisión, si bien siempre manteniendo las cautelas que deben guiar este proceso de inferencia histórica.

1          FÉMUR De los indicadores localizados en el fémur (Figura 1), estos son apreciables en el 90% de los izquierdos y en el 100% de los derechos.

Figura 1 Defectos corticales en las zonas de inserción de los músculos vasto interno, vasto externo, abductor mayor y glúteo mayor en fémur izquierdo de individuo adulto de sexo masculino

MINOLTA DIGITAL CAMERA

2          VASTOS  En términos generales puede apreciarse un importante desarrollo de aquellos músculos encargados de la extensión de las piernas y de su equilibrio en condiciones de inestabilidad en reposo o durante la marcha. A tal efecto, los músculos vastos son poderosos extensores del pie en los movimientos de correr, saltar y estabilización de la rodilla.

3          GLÚTEOS. Los glúteos, por su parte, se encargan de la abducción del muslo y de su rotación. La conjunta interacción de los músculos descritos tiene un especial protagonismo durante la marcha, especialmente cuando se practica sobre terrenos irregulares.

4          TIBIA La propuesta de actividades a las que se asocian los marcadores observados en los fémures podría verse reforzada a partir de los indicadores valorados en las tibias de los individuos depositados en la Tarayuela. El desarrollo de la cresta poplítea pudo determinarse en el 80% de las tibias izquierdas y en el 66,7% de las derechas, siendo, como en el caso anterior, un exponente que se asocia a movimientos de traslación habituales.

Sobre estas mismas consideraciones revierte la constatación de una marcada plactinemia de las diáfisis de las tibias para este repertorio poblacional. Así, en las tibias derechas este índice se sitúa en un 61,7±7,5, reduciéndose en las izquierdas hasta un 58,03±3,9. Según L. Capasso y colaboradores (1999), la plactinemia sería indicativo de un relativamente bajo índice del diámetro medio-lateral de la diáfisis de la tibia con respecto a su diámetro antero-posterior. Su origen habría que buscarlo en la acción de los músculos que actúan en la flexión y extensión del pie durante la marcha, en especial cuando ésta es vigorosa o se asocia a movimientos tendentes a salvar importantes desniveles (escalada, etc.)

En resumen, los marcadores observados en la extremidad inferior ponen de manifiesto los habituales desplazamientos a pie practicados por esta población, especialmente por terrenos abruptos e irregulares. Se trataría de unas actividades de movilidad que no pueden calificarse de anecdóticas o puntuales, sino que los datos disponibles serían indicativos de marchas rutinarias y desarrolladas con cierta intensidad, muy probablemente en directa relación con alguna de las actividades económicas emprendidas por este grupo humano.

Además de los marcadores de actividad observados también se pudieron identificar otros indicios esqueléticos que, en este caso, serían representativos de posturas adoptadas comúnmente por este grupo humano. A tal efecto, en las pocas epífisis distales de las tibias se aprecia una importante frecuencia de facetas de flexión en las superficies anteriores, cuya constatación en poblaciones arqueológicas suele ponerse en relación con la adopción habitual de la postura de cuclillas. En el mismo sentido apunta la presencia  de “impresiones tibiales” en las superficies postero-laterales de los cóndilos laterales o mediales de los fémures de la Tarayuela en las que se ha conservado en óptimas condiciones de esta región anatómica.

 En general podemos decir que la actividad física ha sido ciertamente un modo de comportamiento prehistórico del hombre (Adler) Es un instinto animal primitivo lo que en principio mueve al hombre hacia el ejercicio físico

Prehistóricamente, los motivos que movían al hombre a practicar el ejercicio físico, midiendo sus fuerzas con los demás, eran la búsqueda de la seguridad, de la subsistencia y de la potencia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La supervivencia del grupo dependía de que sus miembros poseyeran agilidad, fuerza, velocidad y energía. En un principio aparecen unas prácticas corporales relacionadas con la religión y la caza; pero con la aparición de los excedentes de producción comienza el componente lúdico- recreativo- competitivo. Por último, con el surgimiento de los primeros poblados, aparece el componente guerrero. A través  de los tiempos, incluso este componente deja de ser  motor para el gasto calórico a través de la actividad física

La cuestión del sedentarismo actual puede ser considerada como afirma C. Fischler, una “crisis de civilización” y tiene que ver con la especial manera en que se ha manejado nuestra especie en su relación con el medio ambiente (natural y cultural) para lograr sobrevivir los últimos 4 millones de años. Ojalá estemos al final de esta “crisis de civilización”

 Quiero agradecer la colaboración y sobre todo, la magnífica perspectiva que aporta el trabajo de mis queridos compañeros Manuel A. Rojo Guerra y Xavier Velasco Vázquez del Departamento de Prehistoria de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Valladolid Todo un lujo haber podido contar con su trabajo

Nos vemos en la siguiente entrada, que será pronto .Espero vuestros comentarios y si os parece, la divulgación, citando fuentes, es bueno para todos

Hasta entonces, ¡Feliz entreno!

Fotografía: Manuel A. Rojo Guerra y Xavier Velasco Vázquez, fuente propia

Blog Ex Notitia Victoria por Raquel Blasco Redondo se encuentra bajo unaLicencia Creative Commons Atribución-SinDerivadas 3.0 Unported.

Acerca de Raquel Blasco Blog

Doctora en Medicina. Internista de profesión y vocación. Trabajo con y para la salud del deportista.Profesora en Ciencias de la Salud. Avalada por el Consejo Superior de Deportes para la lucha antidopaje. Últimamente en la red 2.0 divulgando en Salud, actividad física, deporte, rendimiento físico, etc.. A la búsqueda siempre de un objetivo: la salud a través de la actividad física y si se puede....mejorar el rendimiento deportivo. Un lema: Ex notitia victoria - Saber para vencer. Cuanto más conozcamos, más posibilidades tenemos de mantener nuestra salud. También me podéis encontrar en Twitter @RaquelBlascoR y en el Blog http://blogentrenamientoynutricion.com/ Es importante que aprendamos juntos y lo vamos a hacer.
Esta entrada fue publicada en Aclimatación física, fisiología del esfuerzo, Historia de la actividad física y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Paleofit, paleoentrenamiento…. ¿Una amnesia milenaria?

  1. gloria barrero hernandez dijo:

    Oye Raquelilla que curioso e ineresante ,me ha gustado mucho.Yo no se medicina pero lo has hecho muy inteligible para una profana como yo un abrazo CONDESA DE LAS MEDICINAS DEPORTIVAS

  2. Pingback: El Blog de Entrenamiento y Nutrición - Dra. ‪@RaquelBlascoR‪ ‬ blog “Ex notitia victoria-Saber para vencer”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s