Lesiones dermatológicas en el deporte. Segunda parte. Las infecciones

Lesiones dermatológicas en el deporte. Segunda parte. Las infecciones

 

DERMATOLOGÍA EN EL DEPORTE. LAS LESIONES INFECCIOSAS

 

Hola a todos. Comentábamos en la anterior entrada que a veces el preparador físico o el entrenador es el primer profesional sanitario que evalúa una lesión dérmica en un deportista y es adecuado ayudarle a ver y discriminar las diferencias de color y forma que distingue una lesión maligna de una benigna o poder llegar a valorar si es solo una lesión banal que afecta únicamente a la piel o si ver si la lesión que aparece en la piel es un signo de una enfermedad sistémica y en el caso que nos ocupa, de si se puede transmitir al resto de los jugadores del equipo o del equipo contrario….

Las lesiones habitualmente están en fases iniciales de evolución y son bastante difíciles de evaluar sin análisis microscópico o de laboratorio. Puesto que estos tipos de procedimientos diagnósticos trascienden del campo de la preparación física, el preparador físico tiene que aplicar su sólido juicio para determinar los pasos a seguir en deportistas con lesiones dermatológicas.

Veremos las infecciones bacterianas  en primer lugar

1. Infecciones bacterianas

Las infecciones bacterianas cutáneas incluyen: Impétigo, absceso, foliculitis, forúnculo (grano o divieso), ántrax y paroniquia u oniquia (panadizo).

La piel sana, generalmente contiene diversos microorganismos bacterianos y fúngicos que suelen mantenerse en equilibrio y no provocan enfermedades.

Las bacterias (frecuentemente el Estafilococo Aureus y el Estreptococo Pyogenes) se introducen por una fisura cutánea y empiezan a producir toxinas, alterar las funciones de la piel y a producir síntomas.

El Estafilococo Aureus y el Estreptococo Pyogenes son los responsables de la gran mayoría de las infecciones bacterianas de la piel.

Desde 1975 y siendo la última actualización en el año 2011 la NCAA (Nacional Collegiate Athletic Association) aplica la siguiente normativa a la participación en deportes de lucha a deportistas que presenten Impétigo, absceso, foliculitis, forúnculo ántrax, celulitis e infecciones estafilocóccicas:

  • Completar al menos 72 horas de tratamiento antibiótico
  • Ausencia de aparición de nuevas lesiones en al menos 48 horas
  • Ausencia de lesiones húmedas, drenantes o exudativas
  • Las lesiones activas no se cubrirán para participar

 Aunque estas normas afectan sobre todo a luchadores, deben de aplicarse a cualquier tipo de deportes de contacto.

1.1. Impétigo

El impétigo es causado por las bacterias estreptococos y estafilococos. El Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM) se está convirtiendo en una causa común.

El impétigo se puede presentar en la piel donde no hay una ruptura visible o en piel dañada previamente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Impétigo

Es más frecuente en niños, especialmente aquéllos en condiciones de vida insalubres.

En los adultos, puede seguir a otros trastornos de la piel o a una infección de vías respiratorias altas reciente, como un resfriado u otra infección viral. Es similar a la celulitis, pero compromete las capas superiores de la piel.

El impétigo es contagioso y la infección es transportada en el líquido que supura de las ampollas.

Síntomas

  • Una sola o posiblemente muchas ampollas llenas de pus, fáciles de reventar y que, al romperse, dejan una base en carne viva de color rojizo (en bebés)
  • Ampolla con picazón: llena de un líquido color amarillo o miel con supuración y formación de costra (costra melicérica)
  • Erupción que puede comenzar como un solo punto, pero si la persona se rasca, puede diseminarse a otras áreas.
  • Lesiones cutáneas en la cara, los labios, los brazos o las piernas que se propagan a otras áreas
  • Ganglios linfáticos inflamados cerca de la infección (linfadenopatía)
impétigo 2

Impétigo

 

Signos y exámenes

El diagnóstico se basa principalmente en la apariencia de la lesión cutánea.

Pronóstico, reincorporación a la actividad y prevención

Lo más importante es prevenir la diseminación de la lesión. Hay que recordar al deportista que:

  • Use siempre un paño y toalla de manos limpios cada vez.
  • No comparta toallas, prendas de vestir, máquinas de afeitar y otros productos de aseo personal con otros miembros de la familia.
  • Se lave las manos minuciosamente después de tocar las lesiones de la piel.

El deportista puede reincorporarse a la vida deportiva tras la completa resolución de las lesiones.

El equipamiento que pudiera haber entrado en contacto con los deportistas con lesiones, se desinfectará diariamente para prevenir la propagación o la recidiva de la infección. Por equipamiento, en este caso, entendemos las colchonetas, toallas, protecciones, botellas de agua, prendas de ropa y uniformes.

 1.2. Foliculitis

Es la inflamación de uno o más folículos pilosos y se puede presentar en cualquier parte de la piel.

La foliculitis se inicia cuando el folículo piloso se daña por fricción con la ropa, bloqueo del folículo o por afeitarse.

foliculitis

Foliculitis de la barba

La foliculitis de la barba es una infección de los folículos pilosos causada por estafilococo en el área barbada de la cara, especialmente en el labio superior, y empeora al afeitarse.

Pronóstico, reincorporación a la actividad y prevención

El deportista podrá reincorporarse a la actividad cuando las lesiones cicatricen. Se cubrirán las lesiones inactivas con apósitos sólidos e impermeables en la participación.

 

1.3. Absceso forúnculo y ántrax

La forunculosis es similar a la foliculitis pero las lesiones son más profundas y contienen pus.

El abceso es una colección de pus que puede tener diversas localizaciones.

Un forúnculo es un absceso sin pared, que contiene pus y que suele provenir de un punto de foliculitis previo

ántrax

Ántrax

El ántrax es un conjunto de varios forúnculos coalescentes. Es habitual en luchadores y se trasmite fácilmente por contacto cutáneo directo.

Carbunco y ántrax no son lo mismo. Carbunco es una enfermedad causada por el Bacillus anthracis, mientras que ántrax es una infección de la piel por estafilococos. Sin embargo, los medios de comunicación han popularizado el término “ántrax” en español como equivalente de “anthrax” en inglés, probablemente por su parecido fonético y morfológico.

Pronóstico, reincorporación a la actividad y prevención

Similar a los anteriores

 

  1. Infecciones víricas

2.1. Varicela

Es una enfermedad propia de la infancia aunque algunos casos pueden darse en edad adulta o adolescencia. Se produce por la infección por el virus herpex varicela

Es muy contagiosa y se propaga por las secreciones nasales o por el contacto cutáneo directo. Los pacientes son contagiosos desde 2 días antes de brotar las vesículas hasta que todas las lesiones se han trasformado en costras

varicela

Varicela

El signo más característico de la varicela es una erupción en la piel que aparece en forma de pequeños granos que en poco tiempo se convierten en vesículas. Las vesículas suelen aparecer primero por la cara, el tronco y el cuero cabelludo, extendiéndose después por todo el cuerpo. También puede afectar a la boca y al interior de los canales auditivos. Uno o dos días después las vesículas se transforman en costras. Durante los primeros días aparecen varias oleadas de vesículas, por lo que pueden verse a la vez lesiones en varias fases evolutivas (lo que se conoce como patrón “en cielo estrellado”). Las lesiones de la piel suelen ser muy pruriginosas. Al aparecer las costras, las lesiones ya no serán contagiosas.

Pronóstico, reincorporación a la actividad y prevención

Genera inmunidad permanente. La varicela en los adultos supone tan sólo el 5% de todos los casos. En esta población, el rash viene precedido de 2 o 3 días de fiebre, escalofrios, malestar, cefaleas, anorexia y, en algunos casos tos de garganta.

El riesgo de hospitalización, e incluso de muerte, es mucho mayor en los adultos, por lo que es imprescindible que el deportista afecto no se incorpore a la práctica del deporte en lo que no han cedido todas sus lesiones

2.2. Virus Herpex zóster

El Zona o herpes zóster es una reactivación del virus de la varicela caracterizada por pequeñas ampollas dolorosas en forma de anillo agrupadas a lo largo de un dermatoma (área de piel inervada por una misma rama de un nervio)

herpex

Herpex zóster

Los primeros síntomas del herpes zóster incluyen cefaleas, fotosensibilidad, fiebre y malestar general, que pueden durar uno o varios días. Se siguen de picores, parestesias y dolor que puede llegar a ser extremo, todo ello en la zona del nervio afectado, donde aparecerá la erupción cutánea. Este dolor puede presentar múltiples características, como punzante, urente, picante… y se suele desarrollar en brotes agudos y exacerbaciones. En esta fase, puede haber problemas diagnósticos con otras patologías, incluyendo infarto de miocardio o cólico renal, según la zona afectada. Algunos pacientes pueden tener estos síntomas y no desarrollar el rash cutáneo.

La fase posterior constituye el desarrollo del característico sarpullido cutáneo. Las lesiones comienzan como manchas eritematosas que pasan a vesículas distribuidas en dermatomas, comúnmente en un patrón que simula un cinturón y sin pasar la línea media del cuerpo. No suelen afectarse más de tres metámeras.

 Las vesículas se van transformando en ampollas llenas de un fluido seroso, son generalmente dolorosas y se acompañan de ansiedad y un cuadro pseudogripal (con fiebre, cansancio y dolor generalizado.

Ocasionalmente, el contenido de las vesículas puede ser hemorrágico (sanguinolento), y estallar en un plazo de 7 a 10 días. Cuando esto ocurre, resuelven con cicatriz e hiperpigmentación

herpex 2

Herpex zóster

Las ampollas son contagiosas por contacto directo (en general en los primeros 7 días), y pueden pasar de una persona a otra. Si el VVZ pasa de una persona con herpes zóster a otra que nunca ha tenido contacto con el virus, el cuadro que le produce es una varicela. El virus no se contagia a través de la respiración, la tos o el contacto casual. Por ello, la enfermedad sólo es contagiosa en fase ampollosa, y no en las fases prodrómica, cicatricial o post-herpética

Pronóstico, reincorporación a la actividad y prevención

No genera inmunidad permanente.

No es adecuado el entrenamiento en la fase activa, y por supuesto, deberá evitarse el contacto con las lesiones activas para evitar el contagio

  1. Infecciones fúngicas o micóticas

Están provocadas por hongos que infectan la piel. Son muy frecuentes, contagiosas, se pueden prevenir y curar con un tratamiento correcto.

Aunque ya lo conocemos, me gustaría recordar que en general, los hongos son microorganismos que crecen mejor en condiciones de humedad y calor. Por ello, las micosis son frecuentes en deportistas al frecuentar lugares públicos como piscinas, duchas o vestuarios, lugares frecuentados por mucha gente y donde se dan las condiciones requeridas de humedad y calor.

Además, los hongos pueden comportarse como gérmenes oportunistas, es decir, que se aprovechan de una situación en la que el paciente tiene una disminución de sus defensas. Esto ocurre, por ejemplo, en los pacientes de edad avanzada, en los diabéticos o en los pacientes tratados con medicamentos para el cáncer (quimioterapia) entre otros, así como en deportistas en plena temporada de competición al más alto nivel de esfuerzo

Según la zona de la piel afectada, las principales micosis son:

3.1. Tinea pedis o pie de atleta:

pie de atleta

Pie de atleta

Los hongos infectan los pies. La forma más habitual se manifiesta con picor, descamación y en ocasiones mal olor, dulzón entre los dedos de los pies. En otras formas el aspecto es de sequedad y descamación en toda la planta del pie

pie de atleta 1

Pie de atleta

3.2. Tinea de las uñas u onicomicosis:

Tinea de las uñas u onicomicosis

Tinea de las uñas u onicomicosis

Es más frecuente en deportistas mayores (por encima de los 50 años). Cuando afecta a los pies, los primeros dedos son los más frecuentemente infectados. La forma más frecuente se manifiesta como una mancha marrón o amarillenta en el extremo de la uña, que va creciendo y progresando lentamente hacia la base de la uña.

Es frecuente que la uña se haga gruesa, y que se forme un material pulverulento en su interior. En las manos, la forma más frecuente afecta a los laterales de la uña, y es típico que ocurra en personas que mojan mucho las manos. Suele acompañarse de inflamación y supuración en la piel de alrededor (paroniquia o “uñero”)

paroniquia

Paroniquia o “uñero”

3.3. Tinea corporis o herpes circinado:

Afecta a cualquier área del cuerpo. Se manifiesta por placas en forma de anillo que descaman en el borde y se curan por el centro. Pueden ser únicas o múltiples. Es frecuente contraerla a partir de animales infectados (gatos, conejos, etc.)

tinea_corporis14

3.4. Tinea manuum o tiña de las manos:

Tinea manuum o tiña de las manos

Tinea manuum o tiña de las manos

Afecta a las manos (habitualmente entre los dedos)

3.5.Tinea capitis o querion:

En el cuero cabelludo suele manifestarse con placas muy inflamadas y supurativas. Pueden causar destrucción irreversible del cabello y zonas de alopecia (calvas) si no es tratada a tiempo

Tinea capitis o querion

Tinea capitis o querion

Pronóstico, reincorporación a la actividad y prevención

El pronóstico es muy bueno, aunque ocasionalmente recidivan En la mayoría de los casos el dermatólogo diagnostica estas infecciones sólo con la exploración. Si existen dudas con otros diagnósticos, puede realizarse un raspado de la descamación que producen para practicar un cultivo o un examen al microscopio

El tratamiento con antifúngicos se puede emplear por vía tópica (en crema) o vía oral (en pastillas). El tipo de infección y su extensión indicará una u otra vía.

La prevención con respecto a las infecciones de los pies (pie de atleta) está dirigida al uso de chancletas en lugares públicos como duchas, piscinas, vestuarios, etc…Además, es fácil que el hongo crezca si existen condiciones de humedad y calor, por lo que es recomendable tomarse un tiempo después de la ducha para secarse bien los pies, y debe usarse un calzado que facilite la transpiración

3.6. Candidiasis cutánea

La Cándida es un hongo levaduriforme que comúnmente infecta la piel. Es bastante común y puede comprometer casi cualquier área de la piel en el cuerpo. Casi siempre se presenta en áreas húmedas, calientes y con pliegues como las axilas y la ingle.

En la candidiasis cutánea, la piel está infectada con hongos cándida. Es bastante común. La infección puede comprometer casi cualquier piel en el cuerpo, pero casi siempre se produce en áreas cálidas, húmedas, con pliegues como las axilas y la ingle. El hongo que casi siempre causa candidiasis cutánea es la Candida albicans.

intertrigo axilar

Intertrigo axilar

La infección por cándida es particularmente común en pacientes diabéticos y en personas obesas, así como en individuos fuertemente inmunosuprimidos . La terapia con esteroides, los antibióticos y la quimioterapia aumentan el riesgo de candidiasis cutánea. No es una infección habitual en individuos sanos que practican deporte. No obstante, la cándida también puede causar infecciones de las uñas (onicomicosis), en el borde de las uñas (paroniquia) y en las comisuras de la boca (queilitis angular)

onicomicosis

Onicomicosis

El cuadro clínico:

Una candidiasis de la piel puede causar picazón intensa.Los síntomas también abarcan:

  • Erupción cutánea roja que crece.
  • Erupción en los pliegues de la piel, los genitales, el tronco, los glúteos, bajo las mamas y otras áreas de la piel.
  • Infección de los folículos pilosos. (similar a la foliculitis bacteriana)

    queilitis angular

    Queilitis angular

A los deportistas adultos con candidiasis cutánea se les debería de descartar una diabetes. Los altos niveles de azúcar que se ven en las personas con esta enfermedad actúan como alimento para el hongo levaduriforme y lo ayudan a multiplicarse

estomatitis-angular

Queilitis angular

Pronóstico, reincorporación a la actividad y prevención

El pronóstico de las infecciones de las uñas (onicomicosis), en el borde de las uñas (paroniquia) y en las comisuras de la boca (queilitis angular) es benigno, aunque ocasionalmente recidivan

La buena higiene y salud general es muy importante para el tratamiento de la candidiasis cutánea. Mantener la piel seca y expuesta al aire ayuda. Los talcos pueden ayudar a prevenir las infecciones micóticas de las zonas de pliegues en los individuos con sobrepeso

Y hasta aquí las lesiones dermatológicas más comunes en el mundo del deporte. Por supuesto, que nos hemos dejado muchas por el camino, he intentado hacer un repaso de las más habituales y de aquellas que pueden entrañar riesgo al padecerlas para la salud del deportista (recordad el shock anafiláctico) o bien que se puedan contagiar de unos deportistas a otros fundamentalmente en los deportes de lucha y contacto

En breve haremos una entrada relacionada con la patología oftalmológica que espero que os resulte útil. Hasta entonces, como siempre divulgad, citando fuentes es bueno para todos

Fotografía: Web. abierta, fuente propia

Blog Ex Notitia Victoria por Raquel Blasco Redondo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivadas 3.0 Unported

 

Acerca de Raquel Blasco Blog

Doctora en Medicina. Internista de profesión y vocación. Trabajo con y para la salud del deportista.Profesora en Ciencias de la Salud. Avalada por el Consejo Superior de Deportes para la lucha antidopaje. Últimamente en la red 2.0 divulgando en Salud, actividad física, deporte, rendimiento físico, etc.. A la búsqueda siempre de un objetivo: la salud a través de la actividad física y si se puede....mejorar el rendimiento deportivo. Un lema: Ex notitia victoria - Saber para vencer. Cuanto más conozcamos, más posibilidades tenemos de mantener nuestra salud. También me podéis encontrar en Twitter @RaquelBlascoR y en el Blog http://blogentrenamientoynutricion.com/ Es importante que aprendamos juntos y lo vamos a hacer.
Esta entrada fue publicada en Dermatología, fisiología del esfuerzo, Lesiones cutáneas, Prevención y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s