Asma y deporte

Asma y deporte.  ¿Indivisa manent?

Adquirir desde jóvenes tales o cuales hábitos no tiene poca importancia: tiene una importancia absoluta . Aristóteles.

En menos de 15 días llega la primavera, y el polen y las competiciones al aire libre y….en mitad de los partidos de baloncesto, balonmano, jornada sobre ruedas, fútbol, voley, y actividades deportivas múltiples, donde cientos de chavales dan rienda suelta a sus energías y buen saber hacer deportivo, campea la divisa de un colegio, en este caso del Colegio La Salle de Valladolid : “Indivisa manent”, haciendo alusión a permanecer unidos frente a las adversidades.

Sin embargo, en mi pensamiento (bendita deformación profesional) es otra la relación que encuentro en el lema de la enseña: Indivisa manent…la juventud y la actividad física, Indivisa manent…la juventud y el deporte.

Es ciertamente difícil separar ambos conceptos, la infancia, la adolescencia, la juventud y la actividad intensa y, al parecer, sin pausa….

Pero, ocasionalmente, aparece un tercer elemento a tener en cuenta y que rompe la armonía establecida: El broncoespasmo inducido por esfuerzo.

Lo primero, como siempre presentar el producto:

Definición. Prevalencia de asma.

El asma se define en la actualidad como una enfermedad inflamatoria crónica que afecta tanto a las vías aéreas de grande como de pequeño calibre. Se caracteriza por hiperreactividad bronquial y episodios de oclusión variable y reversible de la vía aérea bien espontáneamente o mediante el uso de fármacos

En la mayoría de los países occidentales, la prevalencia de asma se ha doblado en los últimos 10-20 años. Este incremento de la prevalencia se ha producido tanto en el diagnóstico como en la sintomatología de asma y es mucho más marcado en la población menor de 40 años.

10945899_10203672803285924_3878276793180138202_o

En los grupos de edades comprendidos entre los 14 y los 20 años de edad, estudios epidemiológicos recientes sitúan entre un 10 y un 17% el porcentaje de niños y adolescentes afectados en España, con la particularidad de que la mayor incidencia se registra en las ciudades y que la enfermedad tiende a ser más común en niños que en niñas. Así mismo es interesante destacar que es una patología fundamentalmente diagnosticada en las consultas de atención primaria.

Broncoespasmo inducido por esfuerzo (BIE)

El ejercicio físico es uno de los factores desencadenantes de la sintomatología aguda en el individuo asmático. El broncoespasmo inducido por esfuerzo (BIE) afecta aproximadamente al 70-80% de los pacientes clínicamente diagnosticados de asma y suele reflejar falta de control de la enfermedad.

Así mismo, el BIE puede ser demostrado en prácticamente el 100% de los asmáticos cuando se exponen a los estímulos adecuados como un ejercicio vigoroso en ambiente seco y frío, o bien en plena temporada de polinización. En el ámbito del deporte nos encontramos con un elevado porcentaje de individuos que padecen BIE, con o sin síntomas de asma en reposo.

La limitación al flujo aéreo que se produce en un 70-80% de los individuos asmáticos tras un ejercicio físico intenso o BIE se ha convertido en un reto importante para el control del individuo asmático, tanto en población general como en deportistas, constituyendo en la actualidad un importante problema de salud pública

2premio11Etiopatogenia del BIE

Existe un consenso generalizado acerca del papel relevante que juega la respiración con altos volúmenes en la patogénesis del BIE. Un aumento considerable del volumen/minuto, conlleva pérdida de calor y humedad a través de la pared bronquial.

No parece que la actividad física intensa, en sí juegue un papel en la patogenia del BIE, sino que lo hace a través de la hiperventilación.

En condiciones de hiperventilación habitualmente se produce un descenso tanto en la temperatura como en el grado de humedad del aire exhalado, que provocan una respuesta exagerada, e inflamatoria en el sistema respiratorio y el subsecuente cierre del bronquio.

El período refractario (PR) y su importancia para el manejo del BIE

Dentro de la fisiopatología del BIE es imprescindible que conozcamos algunos datos de lo que se a ha dado en denominar “el período refractario del BIE”

954775_10152839274565346_1081732995_n

El período refractario del BIE es el período de tiempo en el que la respuesta broncoconstrictora (exagerada respuesta inflamatoria del bronquio), está ausente o es reproducible en menor medida.

No se presenta más que en el 50% de los pacientes asmáticos, y sin duda es menos posible su aparición en los casos de patología asmática de mayor gravedad.

Este factor no está relacionado con el tipo de ejercicio, sino con el ejercicio en sí.

La importancia del PR reside en la posibilidad de practicar una actividad física sin el riesgo de padecer BIE durante ella o al menos que se produzca con menor intensidad.

Para ello debemos de conocer los factores que definen la producción de un buen PR:

-Calentamiento global intenso (70-80% de la FCMT)

-Calentamiento de duración adecuada (no menor a 10 minutos)

-Inicio de la actividad en menos de 1h desde el calentamiento y si es posible mejor antes de 30’

-Ambiente cálido y húmedo en el calentamiento (métodos de rebreathing).

-Vigilar antiinflamatorios no esteroideos, (AINEs) y retirar siempre que sea posible.

-Medicación preventiva de la crisis

Clínica . Crisis de aparición tardía

La clínica de BIE consiste en : Disnea, sibilancias, tos o incluso epístaxis en los tramos finales del esfuerzo o, lo que es más común, a los 10-15 minutos de finalizado éste.

También pueden aparecen síntomas y signos alejados de la esfera respiratoria como naúseas, vómitos y diarrea, sobre todo, de aparición tardía, con un descenso que oscila entre un 12-30% de FEV1 según los diferentes estudios.

Estas reacciones tardías pueden ser difíciles de diagnosticar, pasar desapercibidas y permitir que nuestro deportista permanezca durante varias horas con un FEV1 disminuido con la subsecuente disminución del rendimiento deportivo, y lo que es  más importante, con un mal control de su patología asmática.

384711_318748721471733_170729059607034_1374012_471076442_n (2)

A esas crisis de aparición tardía que son tanto más comunes cuanto más joven es el deportista, debemos de prestar especial atención dado que los estudios más concluyentes indican que pueden ser un marcador de interrupción del tratamiento antiinflamatorio o bien  una fluctuación inespecífica de la inflamación de la vía aérea.

Etiopatogenia de la Hiperreactividad Bronquial (HRB) en el deportista de competición

No todo deportista que refiere disnea, sibilancias, tos o incluso epístaxis postesfuerzo tiene asma. Esta sintomatología típica del asma de esfuerzo y típica del asmático,(y por supuesto, del deportista asmático) puede acaecer en individuos entrenados, en ciertos momentos y sin una historia precedente que nos oriente hacia el asma.

Un esfuerzo máximo, en individuos con una gran capacidad física, puede llevar al sistema cardiopulmonar a un punto de estrés fisiológico que es el punto de partida de parte de esta sintomatología durante un moderado período de tiempo posterior al ejercicio.

Existe un modelo de deportes que se caracterizan por presentar con cierta frecuencia la sintomatología propia del asma, sin necesidad de que los practicantes presenten antecedentes en su historia clínica referentes a enfermedad asmática. Se relaciona muy estrechamente con el ejercicio, pero sobre todo cuando éste se realiza en unas condiciones determinadas; frío intenso, aire seco, ambientes contaminados o con ciertos irritantes (cloro, polución alergenos) o que se acompañen de algún proceso patológico banal como un catarro de vías altas u otro proceso de la esfera O.R.L u oftalmológica.

242150_10150200696717717_257017942716_7093026_2174826_o

Es posible que la causa se deba a la existencia de una mayor sensibilidad de las vías aéreas para cierto tipo de estímulos, debido a la inhalación profunda, intensa, durante períodos de tiempo prolongado y continuado y comúnmente desde la preadolescencia.

El asma inducida por irritantes es una variante del asma ocupacional que sucede en aquellos sujetos que están, expuestos repetidamente a un producto irritante, comúnmente de naturaleza gaseosa.

En función del deporte practicado, podemos observar una exposición diferente para las diferentes actividades practicadas, donde el común denominador es el resultado: un proceso inflamatorio de las vías respiratorias.

-Los nadadores, se exponen al cloro, los esquiadores al frío y la sequedad del aire, los de deportes al aire libre, dependiendo de la época y en asociación con su posible estado atópico, a diversos alergenos, polucionantes ambientales e infecciones respiratorias y los practicantes de deportes en pabellones cubiertos, al exceso de irritantes en el ambiente, causados por un aumento de la producción (humos) o porque son propios de la instalación (pistas de hielo o piscinas), con el denominador común de una mala ventilación.

La natación y el asma

Si la crisis de asma de esfuerzo se facilita por la sequedad del aire y en algunos casos por el enfriamiento de las vías respiratorias, junto a esta deshidratación de la mucosa, el lugar idóneo de temperatura y humedad es sin duda, una piscina cubierta donde la humedad del ambiente debe de ser entre el 60 y el 70% y la temperatura entre 26 y 30ºC, según la normativa vigente. Por lo tanto, la natación sería el deporte más adecuado para los niños asmáticos, PERO……………

Por otro lado, se sabe que los nadadores son de los pocos deportistas que por la práctica de su deporte ven mejorados sus parámetros de funcionalismo pulmonar de reposo con respecto a la población general, con toda probabilidad, por el control de la respiración y de las maniobras respiratorias durante los numerosos e intensos entrenamientos, PERO…..

Recordemos que el nadador está obligado por la técnica y el medio en el que se encuentra a recoger el aire en un momento de la brazada en donde la cara abandona el agua, lo mantiene durante una serie de brazadas y lo expulsa mientras la cara está de nuevo sumergida en el agua , para iniciar el nuevo ciclo inspiratorio/espiratorio.

peep

Si duda, esta actividad beneficiaría al paciente respiratorio crónico si se practicaran estos deportes desde pequeño. Desgraciadamente no existen estudios concluyentes que demuestren esta mejoría en los deportistas asmáticos.

No es la enfermedad, en el proceso inflamatorio, donde se debe de buscar una mejoría a través de la práctica de la natación, sino de la condición física general, en la adaptación específica de estos músculos respiratorios al ejercicio físico para realizar un trabajo de resistencia sostenido a pesar de un volumen en ocasiones ligeramente reducido.

No es correcto hablar de las piscinas sin mencionar un debate discutido desde hace varios años al respecto del cloro y otras sustancias irritantes que pueden provocar disnea en practicantes de natación sean asmáticos o no.

Sin embargo existen varios datos que debemos conocer y tener en cuenta. Por un lado, es cierto que existe una mayor prevalencia de reactividad bronquial en los nadadores frente a otros deportes y que se ha asociado a la concentración de cloro utilizada para desinfectar el agua del vaso. También es cierto que la concentración de cloro inhalada por un nadador de competición durante su trabajo diario en la piscina está muy cerca (si no lo sobrepasa) de los límites admitidos.

Ricardo Barreda 3

Por otra parte no se ha demostrado que llegue a producirse ninguna patología crónica por la inhalación de cloro, ni un agravamiento del asma, aunque sí la posible aparición de disnea en condiciones muy determinadas. En principio, si las condiciones de la piscina se mantienen dentro de la normativa o de un rango de normalidad adecuado y se mantiene un control  periódico de la piscina y de la ventilación del recinto, donde ésta se halla, salvo en situaciones excepcionales, la seguridad del paciente con asma en el ámbito de la piscina no es diferente al de cualquier otra persona.

El consejo que pretendemos trasmitir con este apartado es que la natación es uno de los deportes más indicados para los niños con asma.

A este respecto debo mencionar que cuando se habla de natación, no se debe de asociar con nadar de un lado para otro de la piscina de una forma monótona y aburrida. La iniciación en otros deportes como la natación sincronizada, los saltos o la práctica del waterpolo, ofrecen objetivos a corto plazo muy estimulantes, además de los muchos juegos que conocen los monitores de natación y que facilitan la adherencia del niño a las actividades acuáticas.

Sin duda, dado que no a todos gusta el agua, debe de recomendarse el juego o el deporte que al paciente le atraiga más. Éste será con toda seguridad, en el que pondrá más interés en desenvolverse y hallará los recursos necesarios para sobrellevar su enfermedad

Asma y deporte de competición

 Se exige del profesional de la medicina que esté actualizado por supuesto, en los temas que son propios de su especialidad.

Sin embargo, en materia de deporte de competición, últimamente, y cada vez más, se nos exige que conozcamos no sólo la metodología diagnóstica y terapéutica, sino que además debamos de estar al día de la normativa vigente en materia de dopaje. Esto es así debido a que en un momento determinado el “desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento” y, por lo tanto, podemos, sin quererlo convertirnos en “inductores al dopaje” o como mal menor, no podamos colaborar como desearíamos en el mantenimiento de la salud de alguno de nuestros pacientes que practique deporte de competición.

Una de las patologías que más autorizaciones de uso terapéutico (AUT) requiere es el asma. En este artículo vamos a intentar hacer una breve revisión del tema

 Prevalencia de hiperreactividad bronquial en el deporte.

 La prevalencia del asma en la población que practica deporte de competición, es similar a la de la población general de donde proviene. Estimar la prevalencia real de asma en la población deportista es relativamente más fehaciente que en población general, debido a dos hechos fundamentales:

1-Los cuestionarios sobre sintomatología respiratoria reflejan una fiabilidad semejante en cuanto a predicción de hiperrespuesta de las vías aéreas en atletas que en sujetos sedentarios.

2-Posiblemente en el mundo de deporte es donde los protocolos de diagnóstico e interpretación de datos son de aplicación más estricta. Esto es debido a que existe la obligación por parte del facultativo que instaura un tratamiento tanto con Beta 2 agonistas como con glucocorticoides inhalados a justificar el uso de dicha medicación tras el cumplimiento de unas premisas mínimas que están perfectamente establecidas

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Siguiendo estas pautas a nivel internacional, se obtienen unos índices de prevalencia que han ido evolucionando de forma casi paralela a los de la población general.

El estudio más amplio realizado hasta el momento se llevó a cabo en 2060 deportistas suizos, de diversas disciplinas deportivas. En él, la prevalencia de asma (evaluada por encuesta como en la mayoría de estudios realizados en población general, era del 3,7%, similar a las de estudios en individuos no deportistas). Sin embargo, a lo largo de los años 90 la prevalencia de broncoespasmo inducido por esfuerzo (BIE) en los deportistas de élite (aquellos que necesitan justificante de toma de medicación para competir) parece aumentar llegando a ser del 15,3% en los deportistas norteamericanos seleccionados para los JJOO de 1996

Una interpretación cuidadosa de estos datos nos pueden llevar a dar una interpretación verosímil de los mismos. Es posible que el incremento del asma sea paralelo al aumento de prevalencia en población general. También es posible que el consejo médico a los jóvenes con esta patología de realizar deporte haga que se incorporen a una disciplina deportiva un mayor porcentaje de asmáticos, y presumiblemente, la más importante de todas es que la infraestimación que del asma se tiene en la población general no se presenta en la población deportista, ya que ellos se someten a esfuerzos más intensos y más duraderos y es razonable esperar que desencadenen con mayor frecuencia un cuadro de BIE.

En nuestro país, prevalencia de BIE en deportistas de competición se sitúa en torno al 5-7%, cifras similares a las de la población general

La prevalencia estimada en el Centro Regional de Medicina Deportiva (CEREMEDE) es discretamente inferior a la de la media nacional, pero similar a la de la población no deportista de nuestra comunidad autónoma y se sitúa en torno al 4,5%.

 Test de provocación de broncoespasmo.

 La prueba de esfuerzo junto con las pruebas de provocación bronqial inespecíficas (PPB) con fármacos, son las pruebas más frecuentemente utilizadas en el diagnóstico de asma.

En el B.O.E. nº 279  Miércoles 22 de Noviembre 2006. se publica la Ley Orgánica de 21 de Noviembre de protección de la salud y de lucha contra el dopaje en el deporte

Y en la Resolución de 18 de diciembre de 2014, de la Presidencia del Consejo Superior de Deportes, por la que se aprueba la lista de sustancias y métodos prohibidos en el deporte. Documento que enviamos en formato PDF por si alguno le interesa tenerlo más a mano  así como su enlace

http://www.boe.es/boe/dias/2014/12/30/pdfs/BOE-A-2014-13615.pdf

En estas dos publicaciones se nos informa de que para realizar una AUT se precisa diagnosticar y realizar una Validación tras estudio médico:    con      Hªclínica, exploración.

  • Espirometría basal y test de:
  • BD:FEV1>15%
  • Provocación por esfuerzo: caída del FEV1>10% a los 30’
  • Provocación por hiperventilación isocapmica: caída del FEV1>10% antes de 30’
  • Provocación por suero hipertónico(4,5%): caída del FEV1>10%
  • Provocación por metacolina: caída del FEV1>10%

 Sin duda,el test de esfuerzo protocolizado según la ATS (American Thoracic Society) es uno de los test que pueden detectar la existencia de BIE secundaria a la inflamación bronquial del paciente asmático. Pero su realización fuera de los centros de asistencia e investigación en materia de medicina deportiva no es usual.

De estas exploraciones obtendremos los datos precisos para poder poner  a nuestro deportista fármacos que estén permitidos y garantizar la salud y el cumplimento de la norma. Luego veremos cuáles son

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 Tratamiento del B.I.E.

1- Modificar el medio como tratamiento del B.I.E

El tratamiento tanto en el individuo deportista como en el paciente asmático que presenta sintomatología clínica de BIE, debe de incluir modificaciones en el medio, en el programa de entrenamiento o de actividad física y medidas farmacológicas, pero no excluirle de su vida normal, que en este caso puede y debe de incluir el ejercicio físico.

En el programa de entrenamiento o de actividad física modificada es deseable que el individuo afecto de BIE entrene en un ambiente lo menos frío y seco posible, que intente una respiración nasal o bien un re-breathing, que realice ejercicio submáximo el tiempo que precise, que realice entrenamientos cortos de menos de 5’ y luego calentar y volver a reiniciar y que controle así mismo el enfriamiento posterior al esfuerzo físico.

Ya hemos visto que existe el denominado período refractario en el que no se va a desencadenar una respuesta inflamatoria al esfuerzo. Este período refractario se consigue en el 100% de los individuos asmáticos leves-moderados, si les enseñamos a realizar un correcto calentamiento.

El calentamiento eficaz ha de ser vigoroso, global, al menos durante 10’, y al 60-70% de la FCM del individuo, y pasar al esfuerzo de manera casi inmediata.

185. (2)

Por supuesto, deberemos de evitar inhalaciones profundas de ambiente cargado con neumoalergenos (una bandana que tape nariz y boca, aunque molesta, resulta altamente eficaz), no salir a entrenar a horas centrales del día o en los días de mucho viento, sin duda, son medidas de sentido común.

Por otro lado, siempre deberá haber tomado la medicación preventiva de la crisis, así como evitar la ingesta de AINEs en al menos 2 horas antes del esfuerzo a fin de no bloquear el período refractario

Por lo tanto, la intensidad y la duración del esfuerzo, va a ser EN TODO MOMENTO, la que nos dé la pauta de actividad física segura. Trabajos a una intensidad inferior al 75% de la FCM del deportista, que no excedan los 6 minutos de duración, son pautas seguras de actuación, siempre y cuando haya realizado un calentamiento eficaz. Sin duda, cualquier deporte de equipo, cumple estas características y no solamente la natación, las más de las veces el único deporte permitido, olvidándonos en muchos casos de que la inhalación constante en aerosol de partículas cargadas de cloraminas, puede desencadenar hiperreactividad de la vía aérea, mucho más severa que la de un partido de fútbol, como decíamos en párrafos anteriores.

Tratamiento farmacológico del BIE

Con respecto a las medidas farmacológicas dependen del VEMS y de la CV, si éstos datos se encuentran normales en reposo, basta con tratamiento con Beta agonistas inhalados 5-10’ antes del entrenamiento o competición o bien, según las últimas recomendaciones de los expertos tratamiento con inhibidores de los Cisteinil Leucotrienos (CLT) Montelukast sódico) .

Si por el contrario, se encuentran estos valores disminuidos se realizará el tratamiento específico para el estadío de enfermedad asmática en el que se encuentre y posteriormente el tratamiento anteriormente descrito.

Sin duda, en el deporte de competición, las cosas cambian, dado que la Comisión Nacional Antidopaje, presenta medidas restrictivas a esta medicación.

Los fármacos admitidos para el tratamiento del BIE por la Comisión Nacional Antidopaje (CNAD) son:

Agonistas Beta Inhalados: Terbutalina, Formoterol, Salbutamol y Salmeterol

Glucocorticoides inhalados: Budesonida y Fluticasona

Estos dos grupos precisan hasta hace 3 años precisaban  AUTa, pero a fecha de hoy SÓLO NECESITAN UNA DECLARACIÓN DE USO, SALVO EL SALMETEROL, TERBUTALINA Y FORMOTEROL (y combinaciones de éstos) que siguen precisando AUTa

-Cromonas, antihistamínicos inhalados y sistémicos y anticisteinil leucotrienos, para los cuales no precisamos AUTa, ni tan siquiera declaración de uso

Sin duda, no se trata sólo de elegir el principio activo, dosis y vía de administración dentro de los fármacos admitidos por la CNAD, sino de ajustar momento de toma, equilibrar con el ritmo de entrenamiento, modificar los momentos de entrenamiento y el ambiente en donde éste se realice, con una complicidad absoluta con el entrenador y el deportista

960175_10151409363895950_607964486_n

AIE en niños

El infradiagnostico del asma en los niños es alto, siendo una enfermedad crónica de alta prevalencia en ellos. La falta de información produce un miedo a la crisis, a tomar la medicación, a sentirse diferente, débil, no poder jugar con los compañeros, sobreprotección de los padres, escuela…

El círculo vicioso de la inactividad física produce un mayor decondicionamiento lo cual provoca mayor dificultad respiratoria para esfuerzos menores.

Programa básico de entrenamiento en niños asmáticos

  • Valoración de la enfermedad y tratamiento
  • Valoración del estado de condición física
  • Personalizar un programa en función de las características del niño

Características del programa

  • Mínimo 3 clases por semana
  • Cada sesión un mínimo de 30 min. de ejercicio aeróbico
  • Intensidad inferior al 80% del predicho como máximo
  • Seguir las normas básicas para prevenir la crisis del asma
  • Calentamiento y enfriamiento de la sesión (10-15min)
  • Premedicación
  • Ejercicio a intervalos (hasta conseguir un nivel de forma aceptable)
  • Evitar ambientes polucionados o contaminados
  • Evitar ejercicios en períodos de inestabilidad del asma
  • Revisión periódica del estado de condición física y del plan de entrenamiento.

Beneficio del ejercicio en el niño asmático

  • Físicos (mejora la condición física y el rendimiento)
  • Incremento de la capacidad aeróbica
  • Incremento de la fuerza muscular
  • Mejora de las cualidades coordinativas y motrices
  • Disminución de la sensibilidad de los receptores de la Bc.
  • Disminución del tono vagal

FIESTA DEL ATLETISMO , ESCUELAS, FIN DE TEMPORADAFOTO MIGUEL ANGEL SANTOS

 

  • Psico-sociales (mejora la calidad de vida personal y social)
  • Favorece la integración en el grupo
  • Incrementa la autoestima y autoconfianza
  • Menor absentismo laboral
  • Conocimiento del esquema corporal
  • Facilita el desarrollo de la persona 
  • De la enfermedad (mejor concepción de la enfermedad)
  • Aumento de la tolerancia al ejercicio
  • Disminución de la respuesta broncoconstrictora
  • Disminución delos síntomas
  • Menor uso de la medicación en general
  • Menor uso de la medicación de rescate

Con esto hemos dado un repaso a una patología común y que en los dos meses siguientes va a presentar su pico mayor de incidencia….estemos preparados. Por todo ello,  haced el favor de estar atentos y divulgar citando fuentes como siempre hacemos. es bueno para todos

Un saludo a todos y entretanto, ya sabéis: ¡Feliz y sensato entreno!

Blog Ex Notitia Victoria por Raquel Blasco Redondo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivadas 3.0 Unported.

 

 

Imágenes: Web de Zegama Aizkorri, J. Guerra, MA Santos, fuente propia

Acerca de Raquel Blasco Blog

Doctora en Medicina. Internista de profesión y vocación. Trabajo con y para la salud del deportista.Profesora en Ciencias de la Salud. Avalada por el Consejo Superior de Deportes para la lucha antidopaje. Últimamente en la red 2.0 divulgando en Salud, actividad física, deporte, rendimiento físico, etc.. A la búsqueda siempre de un objetivo: la salud a través de la actividad física y si se puede....mejorar el rendimiento deportivo. Un lema: Ex notitia victoria - Saber para vencer. Cuanto más conozcamos, más posibilidades tenemos de mantener nuestra salud. También me podéis encontrar en Twitter @RaquelBlascoR y en el Blog http://blogentrenamientoynutricion.com/ Es importante que aprendamos juntos y lo vamos a hacer.
Esta entrada fue publicada en Asma y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Asma y deporte

  1. Marc Ordoñez dijo:

    Hola Raquel. Un muy buen artículo sobretodo para los que somos asmáticos deportistas o tenemos hijos asmáticos. ☺
    Quería añadir la importancia que tiene durante una crisis asmática el control de la respiración. Sobretodo si somos capaces de realizar respiración inferior, por debajo del diafragma la recuperación de la crisis es rapidísima. Para ello el karate o las artes marciales son especialmente aconsejables. Lo digo por experiencia propia.
    un saludo y felicidades por el artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s