Crónica desde el K2. Crónica de una despedida. Dedicado a nuestro querido amigo, Miguel Ángel Pérez Álvarez

Crónica desde el K2. Crónica de una despedida.

Dedicado a nuestro querido amigo, Miguel Ángel Pérez Álvarez

 

La verdad es que nunca suelo decir adiós, no dejo que las personas más cercanas a mí se vayan. En el caso de Miguel esto es especialmente cierto y lleva siéndolo desde hace casi una mayoría de edad.

Una frase de Chesterton define mi visión desde siempre de él: “Hay algo que da esplendor a cuanto existe, y es la ilusión de encontrar algo a la vuelta de la esquina” Miguel siempre encontraba esa vuelta de la esquina y lo que es más mágico: transmitía esa ilusión por doblarla

Mil gracias por ello, Miguel, de corazón

¡Llegada al campo base!

Es curioso que la primera, (las primeras 10 entradas de este blog) fueran realizadas a medias entre Miguel y yo….como una canción. Yo la letra y él la bellísima música (o al revés)

Os cuento la inmensa suerte de la que he disfrutado:

Tuve durante muchos años (18 se cumplían ahora, en septiembre) la fortuna de ser la amiga hipocrática de Miguel, de ayudarle en los temas médicos de su preparación para sus subidas y bajadas, la que se acostumbró a saber que nunca bajaría derrotado de una montaña y a recibir mucho más de lo que daba. Sí recibí de vuelta, con creces todos mis consejos (a veces pesados hasta lo exhaustivo, debo reconocer) en forma de experiencias, conocimientos prácticos,  sabiduría de vida y básicamente de filosofía de buena gente, de saber estar como un caballero allí donde son más imprescindibles las formas y el buen hacer: En los momentos duros

Quiero dedicarle su última crónica desde este blog, con la que nos tuvo informados a sus compañeros de cordada virtual en la que sería su última travesía aquí. Estoy convencida de que allá donde esté, lo estará leyendo con esa media sonrisa pensando: ”Hay que ver lo que le falta a Raquel aún por aprender…” Un abrazo, amigo, va por ti:

La crónica es del estilo a lo que nos tenía acostumbrados, Miguel. Correos a la vez informativos y entrañables, que transmitían sus vivencias y opiniones. Era casi como estar con él.

En esta serie de correos  Miguel es “K2G1” y yo pongo mi propio nombre en las respuestas de este epistolario. Por razones obvias, no pasaré las respuestas de los otros miembros del grupo

Crónica 1

El 02/07/2014, a las 11:08, “K2G1” escribió:

Queridos amigos y familiares:

Mañana, tras muchos preparativos, me marcho por fin a Pakistán. Llevo permiso para dos montañas, el K2 y el Gasherbrum I, que son los dos ochomiles que me quedan por coronar en el Karakorum.

Mi objetivo iba a ser en principio el G-1, más modesto y realista, pero finalmente diversas circunstancias me van a llevar al K2, la montaña de las montañas. Aunque sea un objetivo tal vez excesivamente ambicioso, parece ser que este año hay muchas expediciones y tengo algunos amigos allí con los que seguramente podré compartir tienda en los diversos campamentos (algo muy conveniente para evitar portear demasiado peso).

Tiempo habrá, en función de las circunstancias, para cambiar de montaña e irme al G-I (que está sólo a un día de marcha del K2). Veremos. Prefiero no hacer demasiados planes hasta no ver directamente las condiciones.

Pienso sobre todo en disfrutar; disfrutar de la aproximación, de los paisajes, de la soledad y del cansancio. La cumbre, si ha de llegar, la veo muy lejos en estos momentos.

Procuraré escribir desde allí (en principio puedo recibir mensajes, pero no me adjuntéis fotografías ni archivos pesados porque el ancho de banda vía satélite es escaso).

Un abrazo.

Miguel Ángel

02/07/2014

 Para: K2G1 de Raquel

 Suerte, querido Miguel. Hidrátate y come lo mejor que puedas.

Un fortísimo abrazo y hasta la vuelta

Raquel

Crónica 2

12/07/2014 a las 14:18, “K2G1” escribió:

 Hola a todos:

Saludos desde el Campo Base del K2, a donde he llegado esta mañana. Ha sido un poco más tarde de lo previsto debido a varios factores. Primero no pude volar de Islamabad a Skardu y tuve que hacer el trayecto en coche. Después, durante la aproximación, los porteadores insistieron en ir un poco más despacio, así que he llegado dos días después de mi cálculo. De todas formas, llevo cuatro días durmiendo a más de cuatro mil metros, que es lo que importa para ir aclimatando, porque tomé una de mis tiendas de campaña y me adelanté a mis porteadores con la intención de poder dormir más alto.

01 Porteadores (2)

Una novedad es que ésta ya no es una expedición al K2 y alternativamente al G1. Finalmente no he podido obtener permiso administrativo para el G1, así que definitivamente el objetivo será el K2, la segunda montaña más alta del mundo y posiblemente la más difícil entre los ochomiles.

02 Aproximándose al K2 (2)

El tiempo ha sido excelente durante toda la semana y he encontrado la montaña en buenas condiciones, sin demasiado riesgo de avalanchas. En cualquier caso, la visión del K2 impresiona probablemente más que ningún otro ochomil: es una pirámide majestuosa que comienza a verse desde muy lejos y que sigue viéndose como tal cuando estás acampado en su base (lo que no es habitual, normalmente desde el Campo Base no se suele ver la cumbre de la montaña). Os envío algunas fotos para que podáis haceros una idea.03 K2 desde mi tienda (2)

He llegado como siempre el último pero creo que bien aclimatado gracias a la cámara de hipoxia. Hay unas 40-50 personas (muchas más de lo habitual para ser el K2, pero resulta que es el 60 aniversario de la primera ascensión) y han llegado ya casi hasta los 7.000 metros.

Así que no hay tiempo que perder, sobre todo porque para el miércoles 16 dan mal tiempo. Aprovecharé los próximos tres días y mañana mismo comenzaré la escalada; trataré de montar los Campos I y II, durmiendo en ellos si es posible, y hacer un porteo hasta los casi 7.000 metros.

Un abrazo

Miguel

 

14/07/2014

 Para: K2G1 de Raquel

 Magníficas las fotos! 50 personas?? Aquello parecerá una romería!!

Ten mucho cuidado, como siempre

Un abrazo y mucha suerte.

Raquel

Crónica 3

 17/07/2014 a las 11:34, “K2G1” escribió

 Hola amigos:

En primer lugar, disculpas porque muchos de vosotros recibisteis la crónica anterior duplicada o triplicada. Ya he resuelto los problemas técnicos y creo que no volverá a suceder.

La anterior crónica fue bastante escueta y ello se debió a que prácticamente no tuve tiempo: fue llegar al Campo Base, ordenar el equipo y al día siguiente de madrugada ya estaba saliendo para iniciar la escalada.  Todo demasiado rápido, pero no tenía otra opción. Daban mal tiempo para el 16 (como así ha sido) y tenía que aprovechar los tres días siguientes para escalar y portear material hasta lo más arriba posible en la idea de no quedar definitivamente rezagado respecto de otros alpinistas. Es lo que tiene llegar siempre el último.01 IMG_9436 aproximacción Abruzzi (2)

La tarde de mi llegada me encontré con Ferrán Latorre, gran alpinista y buen amigo. Acordamos tratar de hacer equipo, si nuestro grado de aclimatación era parejo, pues ello facilitaría mucho la logística de instalación de los diversos campamentos, al compartir a medias tiendas, gas, cocinas…

Contamos con los servicios de Bashir, un porteador de altura baltí que nos ayudará a subir parte del material. Para mí es una suerte porque tengo la espalda en muy mal estado y es ahora mi principal preocupación.

El día 13 salí por la mañana con Bashir. Hay unas dos horas de paseo por el glaciar hasta el comienzo de la escalada, el Espolón de los Abruzzos. Sólo la última parte es un poco expuesta, con algunos seracs. Tras superarlos veo unas pocas tiendas que algunas expediciones utilizan como Campo Base Avanzado.

02 IMG_9445 seracs (2)

Bashir me señala unas pequeñas avalanchas de nieve primavera que caen lentas justo hasta donde comienza la ascensión. Entonces se da cuenta de que ha olvidado los crampones y no puede subir. Me sugiere que lo dejemos para el día siguiente.

Miro hacia arriba. La ruta de ascensión es muy vertical, intimidante. Le digo a Bashir que se vuelva al Base, que yo sigo para arriba.

03 IMG_9466 Miguel (2)

En mi opinión, pequeñas decisiones como ésta son las que te pueden llevar luego a la cumbre. Darme la vuelta en ese momento habría sido una especie de capitulación interior, aparentemente momentánea, pero probablemente irrevocable, pues el K2 me impone mucho (como a todo el mundo).

La recompensa inmediata fue una solitaria escalada hasta el Campo 1 (6.100 metros), especial por esa sensación de soledad (que por otro lado no se correspondía con la realidad pues había mucha gente por encima de mí en los Campos I y II).

04 IMG_9486 Masherbrum (2)

Rápidamente comprobé que la vía de ascensión, aunque muy exigente físicamente por su verticalidad, estaba en muy buenas condiciones. La cuerda fija es de 9mm y de alta calidad, nada que ver con la cuerda coreana de tender ropa de otras expediciones. Y, sobre todo, el hecho de que la escalada transcurra por la cresta misma del Espolón de los Abruzzos (llamada así en honor al Duque de los Abruzzos, primer explorador de esta zona hace más de un siglo) supone que haya relativamente poco riesgo de caída de piedras o aludes.

05 IMG_9496 C1 desde arriba (2)

Llego a las 16.30 al Campo I y allí me instalo. Pero prácticamente no duermo en toda la noche debido al dolor de espalda. El dolor había comenzado cuatro días antes, y no me impide la actividad diaria (incluso cargar peso o escalar) pero sí dormir, pues al relajar la espalda contra el suelo (no importa que sea boca arriba, boca abajo o de lado) me empieza a doler terriblemente y sólo puedo dormitar sentado. Con la ayuda de Javier Arias, mi amigo osteópata de Astorga (gracias y perdona la lata, Javier) he aprendido de un músculo, el infraespinoso derecho, que no tenía el gusto de conocer. Habría preferido seguir en el desconocimiento.

06 IMG_9508 Ferrán en resalte (2)

Al día siguiente, cansado, me pongo en marcha hacia el Campo II (6.650 metros). He acordado reunirme allí con Ferrán que, más aclimatado, subirá directamente del Base al II. La escalada es más difícil que la del día anterior, con resaltes verticales de roca. Poco antes de llegar a las tiendas del Campo II está la famosa chimenea House. Poco antes me ha alcanzado Ferrán.

La noche es algo mejor que la anterior. Mucho más importante que el factor altitud es para mí el dolor de espalda, que se ve aliviado en parte porque Ferrán aplica sobre el infraespinoso las recomendaciones de Javier.

El día siguiente lo pasamos en el Campo II, aclimatando. Cambiamos de sitio la tienda porque el primer emplazamiento no es muy seguro. Hay que moverse con precaución: hay mucha pendiente y un paso en falso te puede llevar en pocos segundos a la base de la montaña, 1.400 metros más abajo. Todo es agreste y desolador, con los restos de muchas tiendas abandonadas por expediciones de años anteriores.

Ferrán quiere subir al día siguiente al Campo III (7.200 metros) pero amanece nevando y con viento. Era lo previsto para el 16. Dedicamos un par de horas a dejar todo lo más organizado y seco posible. Luego comenzamos el rapel de descenso, muy duro al principio. Recuerdo como momento especial estar rapelando un muro vertical a 6.500 metros, con el viento moviendo la cuerda de un lado para otro y sin poder abrir casi los ojos debido a la ventisca. Recuerdo haber pensado entonces, colgado del abismo: “esto es muuuy bestia” pero con una rara sensación de tranquilidad, como si estuviese viendo lo que le pasa a otro. Me suele suceder así en este tipo de situaciones. Como podéis imaginar, no hay fotos de esta parte del descenso. 

Por suerte la situación mejoró mucho un poco más abajo. Y es que ésta es otra de las particularidades del K2, puedes tener varias meteorologías muy distintas a lo largo de la ruta.

Pasado el Campo I el terreno se hace más fácil y me relajo. Le digo a Ferrán que siga (no ha querido abandonarme) y me espera ya abajo, en el Campo Base Avanzado.

Tras el paseo por el glaciar llegamos al Campo Base a la hora de comer. Como siempre en estos casos me invade la sensación de “hogar dulce hogar”: alimentarse, lavarse, descansar…

Entiendo mejor ahora la fama del K2. La primera mitad de la ascensión, que es la que he hecho, sólo se puede comparar en mi experiencia a la del Nanga Parbat (8.126 metros), pero a partir de los 6.500 el Nanga se vuelve indiscutiblemente más fácil, cosa que no sucede en el K2, el cual por añadidura es 500 metros más alto. Por eso es una montaña casi inexpugnable salvo que se combinen dos factores: un grupo de alpinistas fuertes y dispuestos a equipar, con un tiempo muy bueno justo antes y después del día de cumbre. Lo primero lo tenemos este año, a ver si también hay suerte con la meteorología.

07 Miguel en la chimena House (Foto-F. Latorre)

Esta noche ha caído una gran nevada en el Campo Base. Tocan días de descanso. El esfuerzo ha valido la pena y ya no estoy rezagado en la aclimatación. He dormido dos noches a 6.650 metros y una a 6.100. Pero queda mucho todavía. 

Mi principal preocupación ahora es la espalda. Si tuviese que resumir en una palabra el proceso de escalada a un ochomil, usaría ésta: desgaste. Mi suerte es que duermo y recupero bien, es una de mis virtudes aquí. Si me quitan eso y se añade otro factor de desgaste, que es el dolor, no creo que tenga ninguna oportunidad.

08 El Campo 2 (Foto-F. Latorre)

He estado buscando un fisioterapeuta por el Campo Base, sin suerte, pero Bashir, nuestro fiel acompañante, dice que él se encarga de estas cosas en Hushé, su pueblo. Me he puesto en sus manos.

Os envío algunas fotos de la ascensión y de los campos de altura.

Hasta pronto, un abrazo.

Miguel Ángel Pérez

P.D: Podéis acceder a más información y fotos en mejor resolución en la web de Ferrán Latorre: www.ferranlatorre.com

17/07/2014 a las 12:04, “K2G1” escribió

Y aquí va la segunda sesión de fotos. Miguel

18/07/2014

 Para: K2G1 de Raquel

 Esa espalda está dando guerra. Calienta bien, no te olvides del Enantyum enjuagado además de los cuidados de Ferrán. El tema de las manipulaciones de los expertos del lugar me da un poco de prevención. Descansa mucho, recupera lo más que puedas

Un abrazo y mucha suerte.

Raquel

 

Crónica 4

El 20/07/2014, a las 13:22, “K2G1” escribió:

Hola a todos:

Tras tres días de mal tiempo y nevadas que han servido para descansar en el Campo Base, hoy el tiempo ha comenzado a mejorar y la previsión es que vamos a tener una amplia ventana de buen tiempo y poco viento hasta el 30 de julio.

Hay que dejar que la nieve se asiente un poco, pero todo indica que la mayor parte de los que estamos aquí intentaremos la cumbre el 26 o el 27 de julio.

Hay en el Campo Base el ambiente que creo que es habitual en el K2. No demasiadas risas o conversaciones, sino silencios reflexivos y cada uno enfrascado en sus trabajos, organizando su material o afilando los crampones. Todos tratamos de determinar cuál es el mejor momento y la mejor estrategia: subir rápido o muy despacio (incluso deteniéndose un día en algún campamento intermedio para completar la aclimatación), ir de los primeros o esperar un poco más (aunque ello suponga arriesgarse a que el tiempo deje de ser tan bueno), ir con o sin oxígeno artificial.

IMG_0003 K2 CB nevado (2)

He tenido suerte. Mi espalda y hombro necesitaban tres días de completo reposo y ello ha coincidido justo con la llegada del mal tiempo. Ahora estoy mucho mejor, aunque procuraré no forzar el brazo derecho al escalar. Quizás me siento menos fuerte que otros años, pero creo estar bien aclimatado y eso, unido a la experiencia, puede ser suficiente. 

Ferrán y yo saldremos seguramente el 22 para arriba y sin descartar pasar un día de descanso/aclimatación en el Campo II o III. No elegiremos nuestro día de cumbre hasta no tener una previsión más cercana en el tiempo y por tanto más fiable.

IMG_0036 Chogolisa desde K2 CB (2)

Ayer fue día de visitas. Vinieron Oscar Cadiach (mi compañero de escalada en el Dhaulagiri) y todo su grupo de gente de Tarragona. También Lina, de Sevilla y Carlos, de Cartagena. Todos ellos intentarán el BroadPeak en los mismos días aproximadamente que nosotros el K2.

IMG_0048 de aperitivo (2)

Nada más, a por la cima. Si todo va bien os estaré escribiendo el 29 o el 30 para contaros cómo ha ido. Todas las oraciones, energías transmitidas y buenos deseos serán bienvenidos.

Un abrazo.

 

20/07/2014 Para: K2G1

 Un abrazo, Miguel, calienta el hombro. Venga, el último esfuerzo! Recuerda el Enantyum enjuagado (qué pesadaza soy!!)

Mucha suerte

Raquel

 

Crónica 5

 El 27/07/2014, a las 12:10, “Eduardo Pérez” escribió:

 Hola a todos:

Soy Eduardo Pérez, amigo de Miguel Pérez. He estado en contacto telefónico con Miguel estos días pasados informándole de las previsiones meteorológicas y en nuestra última conversación me ha pedido que os ponga al día sobre su expedición.

Ayer 26 de julio Miguel salió del campo 4, a 7.700 ms para intentar la cima. El frío le hizo darse la vuelta a 300 ms de la cumbre, por lo que volvió al campo 4 donde ha estado bebiendo y recuperándose. Como se encuentra todavía con fuerzas ha decidido intentar otro ataque esta próxima madrugada. En esta ocasión va a utilizar oxígeno artificial, por lo que cree que tiene altas probabilidades de éxito.

Otro factor que le da confianza es que la ruta se encuentra equipada prácticamente en su totalidad con cuerda fija.

Saludos para todos y mucha suerte para Miguel.

Eduardo

27/07/2014 Para: Eduardo Perez

Mil gracias, Eduardo, por transmitir noticias. 

Suerte y fuerza para Miguel

 

Crónica 5

El 28/07/2014, a las 11:17, “Eduardo Pérez”  escribió:

Hola a todos:

Miguel ha hecho cima esta mañana sobre las 10:00 de la mañana hora española después de 12 horas de esfuerzo. Ahora mismo está bajando al campo 4, donde espera pasar la noche.

Saludos para todos

Eduardo

28/07/2014 Para: Eduardo Pérez

 Qué alegría! Enhorabuena para él y toda su “familia virtual”

Un abrazo a todos

Raquel

Descenso del Lhotse

Descenso del Lhotse

 

 

Aquí terminamos. El resto es nuestro recuerdo y amor por el amigo querido. En la montaña queda su cuerpo, en nuestro corazón, su recuerdo

ferran-latorre-5dfl2384

 ferran-latorre-5dfl2387

Fotografía: Miguel Ángel Pérez Álvarez,  web de Desnivel  http://desnivel.com/  fuente propia

 

A pesar de lo triste del tema, os animo como siempre a  divulgar y difundir como ya sé que hacéis, citando fuentes. Es bueno para todos.

Quiero agradecer  la inestimable colaboración de la familia y  amigos de Miguel. Vaya para ellos todo mi respeto y agradecimiento. Mil gracias a todos

 

Blog Ex Notitia Victoria por Raquel Blasco Redondo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivadas 3.0 Unported

Acerca de Raquel Blasco Blog

Doctora en Medicina. Internista de profesión y vocación. Trabajo con y para la salud del deportista.Profesora en Ciencias de la Salud. Avalada por el Consejo Superior de Deportes para la lucha antidopaje. Últimamente en la red 2.0 divulgando en Salud, actividad física, deporte, rendimiento físico, etc.. A la búsqueda siempre de un objetivo: la salud a través de la actividad física y si se puede....mejorar el rendimiento deportivo. Un lema: Ex notitia victoria - Saber para vencer. Cuanto más conozcamos, más posibilidades tenemos de mantener nuestra salud. También me podéis encontrar en Twitter @RaquelBlascoR y en el Blog http://blogentrenamientoynutricion.com/ Es importante que aprendamos juntos y lo vamos a hacer.
Esta entrada fue publicada en Aclimatación a la altura, fisiología del esfuerzo, Miguel Ángel Pérez y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Crónica desde el K2. Crónica de una despedida. Dedicado a nuestro querido amigo, Miguel Ángel Pérez Álvarez

  1. Gloria Barrero dijo:

    DEP era un guerrero en la lucha

    El 11 de agosto de 2014, 17:40, Raquel Blasco Blog Ex notitia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s